1618895856 Agua suave brillante y rentable el tesoro de los Alpes

Agua suave, brillante y rentable, el tesoro de los Alpes conquista incluso a los árabes

La el sector del agua mineral está en plena transformación. Es un mercado cada vez más competitivo, apretujado entre el empuje ecologista que exige una revisión del consumo de plástico y la competencia despiadada en precios. En este panorama, son las empresas más estructuradas las que resisten, las que son capaces de garantizar fuertes inversiones que rinden bien con altos volúmenes. Todo cambia, pero en muchos aspectos, especialmente ligado a la gestión regional de concesiones, el sector permanece anclado al pasado y a los permisos otorgados desde hace décadas con pocos ajustes de las tarifas a lo largo del tiempo. Lo que lo impulsa es el gran consumo de agua embotellada: con 200 litros per cápita frente a 118 de la media de la UE, Italia es el primer país europeo (fotografía de The European House Ambrosetti), el tercero del mundo después de México y Tailandia.

Piamonte es la región italiana que tiene el mayor número de concesiones activas para el embotellado de aguas minerales, según los últimos datos disponibles del Ministro de Economía y Finanzas. Entre las regiones italianas, Piamonte, Lacio y Lombardía se sitúan en la parte superior del ranking por área otorgada: juntas representan el 41 por ciento del área nacional otorgada en concesión para la explotación de aguas minerales y Piamonte solo vale el 17%. En total, las fuentes de aguas minerales piamontesas son 114, repartidas en 87 sitios de extracción.

Ly las concesiones, sin embargo, son 46, pero las realmente utilizadas son sólo 26 de las cuales cuatro son explotadas por Fonti di Vinadio, otras tantas por San Bernardo y seis por Pontevecchio. Más o menos la misma situación en Liguria: 22 fuentes encuestadas, pero solo 8 concesiones activas y 2 empresas que se han resistido a las transformaciones de la última década, incluso si están listas para reabrir sus plantas, hay otras dos marcas que, sin embargo, buscarán el mercado de los Emiratos y Oriente Medio.

Las fuentes piamontesas

La la razón que impide la entrada de nuevas empresas al mercado no es el costo de las concesiones, que sigue siendo bajo. Más bien, se trata de valoraciones de mercado. El canon de concesión de aguas minerales destinadas a la explotación prevé un componente fijo en relación a la extensión de la superficie del área objeto de la concesión, recaudado por la provincia o ciudad metropolitana competente del territorio. Y luego un componente variable relacionado con las cantidades de agua mineral embotellada, recolectada por la Región de Piamonte, que también gestiona la renovación de concesiones. Los importes abonados en 2021 se refieren a la actividad de 2020 (se trata de un alquiler diferido) y se estructuran de la siguiente manera: el componente fijo vale 37,23 euros por hectárea con un mínimo de 3.190,76 euros y el variable, por cada mil litros de embotellado agua, pasa de 1,06 euros por los primeros 60 millones de litros y 1,28 euros si se superan los 150 millones de litros embotellados. Cifras introducidas en 2014 y desde entonces solo ajustadas sobre la base de la tasa de inflación planificada. El resultado es que la Región de Piedmont, de las 26 concesiones realmente utilizadas, cobró una tarifa de aproximadamente 1,4 millones por el producto embotellado. La tarifa fija, en cambio, va a las autoridades locales y también la pagan quienes poseen la concesión sin utilizarla. Por poner un ejemplo, Fonti di Vinadio, propietaria de la marca Sant’Anna, líder en Italia con una facturación que se ha más que triplicado en los últimos 10 años – en 2019 la facturación alcanzó los 320 millones de euros – el mismo año pagó una tarifa de 875.234 euros a la Comarca en dos cuotas.

«Distribuimos nuestra agua en toda Italia y somos los primeros en casi todas las regiones – dice Alberto Bertone, presidente y director ejecutivo de Acqua Sant’Anna -. La competencia en el mercado sigue estando más relacionada con el precio que con la reciclabilidad del producto. El problema es que el consumidor prefiere ahorrar cuando tiene que gastar unos céntimos más. Las inversiones son fundamentales para resistir en un mercado de fuerte competencia, donde los márgenes son estrechos. Nuestras inversiones anuales oscilan entre los 10 y los 40 millones y son fundamentales para adaptar la maquinaria ». La competitividad (las cinco primeras empresas de Italia cubren el 80% del mercado) y los costes de producción disuaden a las empresas de entrar en este negocio.

Otra empresa importante de la zona es Pontevecchio, que embotella marcas como Valmora y Sparea, liderada por la familia Damilano cuyo consejero delegado era Paolo Damilano, candidato a la alcaldía de Turín en las próximas listas administrativas con la lista cívica “Torino Bellissima”.

Mucho más marginal en este sector es el Valle D’Aosta que tiene un total de siete fuentes de las cuales tres están activas para embotellado, una está en concesión pero no se utiliza y otras tres son concesiones sin explotar. Dos de los realmente operativos, “Fonte Rey” y “Youla” en el municipio de Courmayeur, se confían hasta abril de 2023 a la Società Sorgenti Monte Bianco S. p. Al que pertenece al grupo francés Sources Alma. En este caso, el canon de concesión está en línea con el piamontés.

Agua suave, brillante y rentable, el tesoro de los Alpes conquista incluso a los árabes

Lo pequeño no siempre es hermoso

S.En el mapa geográfico de Liguria, las fuentes de agua son 22 puntos ubicados entre Rocche dei Valletti en la provincia de La Spezia y Fontana Fredda en la provincia de Imperia. El oro del futuro al alcance de la mano, pero complejo de explotar. Tanto es así que en los últimos 10 años las empresas de 9 se han quedado 2. Las demás han sido canceladas por la competencia y por los costes operativos de las fábricas. En palabras de Angelo Nan, director general de Calizzano, 57 millones de litros tratados en la planta de Alta Val Bormida en 2019 “el agua es una cosa muy extraña: no cuesta casi nada, pero se gasta más en embotellarla que en embotellar barolo».

También hay un antes y un después de una pandemia de agua. En 2019 las dos empresas de Liguria aún en el mercado, Calizzano, con sede en Savona, y Santa Vittoria, con sede en Imperian, tenían diferentes proyectos de expansión y los únicos quebraderos de cabeza provienen de una sentencia del Tribunal de Cuentas que, con la parificación del año anterior , había obligado a la Región de Liguria a aumentar los alquileres estatales (de 30 a 45 euros por hectárea) y los derechos de cobro, de 1 euro por metro cúbico de agua mineral embotellada (y sus derivados) a 1,5. Hoy todo ha cambiado. En un año, las perspectivas se han puesto patas arriba. Ya no pagan los derechos de cobro, suspendidos por Covid, pero como para muchas otras empresas es una lucha diaria por la supervivencia. La Calizzano, que con sus botellas de vidrio tenía el catering como punto de referencia (que absorbía el 65% del producto), tuvo un colapso: la planta funciona al 50%, los 35 empleados están en el fondo de despido al 80%. En el último año «normal», la facturación se situó en torno a los 6 millones de euros, un 24% menos en 2020; y cerrado el primer trimestre de este año ya se habla de un descenso del 52% y 20 millones de litros menos tratados.

No hay financiación a la vista de la región de Liguria. “No podemos reemplazar el mercado -observa la comisaria de actividades productivas Andrea Benveduti-, pero si hay voluntad de fortalecer el sector, puede haber espacio en la próxima programación de los fondos del FSE”.

Agua en el desierto

En El Corán dice: «Y en el agua que Dios hace descender del cielo (…) hay Signos para las personas dotadas de intelecto». Así, provoca más de una sugerencia de que, en marzo de 2020, Vallechiara di Altare (Lipiani y Fonte del Lupo) fue comprada por una empresa encabezada por Sheikh Al Quasimi de los Emiratos Árabes Unidos. Cinco millones de inversión entre la compra y renovación de la planta y un plan de negocio que prevé que el 50% de la producción acabe en los hoteles del Sheikh, en los Emiratos. Vallechiara quebró en 2017. Beta Consulting Srl llegó en 2020 y se abre un nuevo capítulo para la planta de Altare: «Covid ha provocado retrasos en el calendario, pero ya estamos preparados. Próximamente comenzaremos a instalar la nueva línea Pet para embotellar 15.000 litros por hora. Entonces entrarán en funcionamiento las líneas de vidrio y tetrapak, según lo solicitado por la aerolínea Emirates ”, explica Tarek Khamis, CEO de Beta Consulting.

Hay otra fuente que podría volver a la producción en poco tiempo: es la Argentiera en Alta Val d’Orba, entre Urbe y Sassello. Operación realizada por el empresario monegasco Claudio Melotto, natural de Aosta y propietario de Comenii Aquae Srl. Y en cuanto al agua de Altare, también la de Faiallo, acompañada de análisis químicos y organolépticos que la sitúan en lo más alto de los rankings europeos de aguas minerales, podría acabar en el mercado de Oriente Medio..