Embajador Bradanini sobre los uigures Hablar de genocidio esta totalmente

Embajador Bradanini sobre los uigures: «Hablar de genocidio está totalmente fuera de lugar» – MONDO MULTIPOLARE

de Giordano Merlicco – Faro de Roma

A finales de marzo, Estados Unidos y la UE impusieron sanciones contra China. Al respecto, FarodiRoma entrevistó a Alberto Bradanini, quien como embajador representó a Italia en Hong Kong y Beijing. Bradanini es uno de los principales expertos en asuntos chinos en nuestro país y, tras completar su carrera diplomática, inició una rentable actividad editorial. En 2018 publicó “Más allá de la Gran Muralla” y pronto, para los tipos de Sandro Teti, verá la luz su último trabajo “China: el ascenso irresistible”.



Embajador, ¿cómo juzga las recientes sanciones contra Beijing adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea?
En términos de derecho internacional, se trata de sanciones ilegítimas porque son unilaterales al no haber sido decretadas por un organismo como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Son una manifestación de la guerra fría declarada por Estados Unidos a un país, la República Popular, que por su peso económico aspira legítimamente a ocupar su lugar en el mundo. El imperio estadounidense – la única nación indispensable, según el léxico patológico de Bill Clinton (1999) – pretende seguir dominando el mundo por las buenas o por las malas, solo piensen que ha instalado 800 bases militares en 75 países.

Hoy, sin embargo, el imperio está en problemas. Su economía es menos esencial de lo que fue ante el surgimiento de otras naciones, mientras que su credibilidad está en caída libre, en medio de conflictos ilegítimos y violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Aparte de Xinjiang y Hong Kong: 600.000 muertos en Irak, 250.000 en Siria, al menos 20.000 en Libia y miles más en Yemen y Afganistán (dejando fuera a los heridos y desplazados). Y luego Guantánamo, tortura en Abu Graib, padres inmigrantes separados de sus hijos (Trump), prohibición de entrada a musulmanes, o incluso la persecución contra el periodista Julian Assange y así sucesivamente.

En esencia, los derechos humanos como pretexto para imponer sanciones a China solo pueden ser tomados en serio por los incautos, ya que es difícil imaginar que el profundo estado estadounidense (incluida la CIA) se preocupa por los musulmanes turcomanos. Todo esto no debe entenderse como una absolución de las deficiencias del sistema chino en Xinjiang, del cual, sin embargo, solo se dispone de información de ONG y personas financiadas por Estados Unidos.

Sigue siendo claro que China tiene que lidiar con el tema de la libertad y la participación política, pero desafía el reclamo de la dominación universal de Estados Unidos y, por lo tanto, trabaja por un pluralismo político, económico y cultural que lo merezca, que es una garantía de paz mucho más que Estados Unidos. unilateralismo militarista.

Tras las sanciones contra Rusia, con graves daños económicos a los estados miembros, la UE también ha adoptado sanciones contra China, que es su segundo socio comercial.
La Unión Europea (que no coincide con Europa, pero que para simplificar aquí asumimos como tal) no tiene un gobierno ni un Parlamento real. De hecho, ni siquiera un verdadero Banco Central, que en el papel sería independiente, pero de hecho responde a las oligarquías nórdicas centradas en Alemania. Europa ha sido ocupada militarmente por tropas estadounidenses durante 76 años. La primera forma de independencia, afirmó Maquiavelo, es la militar. En estas condiciones, la UE no puede, por tanto, considerarse verdaderamente independiente, ni siquiera económicamente, dados los vínculos con las finanzas globalistas centradas en Estados Unidos. Dicho esto, está claro que, a pesar de los fuertes vínculos con China (de la que Alemania es el primer socio comercial con un intercambio de 200.000 millones de euros, el 50% del total de la UE con Pekín), Berlín ciertamente no puede ignorar las directivas de Washington. Y dado que las decisiones dentro de la UE las toma Berlín, no es difícil adivinar qué ha sucedido.

Las sanciones fueron motivadas oficialmente por Xinjiang, ¿es realmente tan mala la situación en esta región?

Como se señaló, la información que nos llega proviene de fuentes occidentales (es decir, EE. UU.) Y por lo tanto manipulada. En Xinjiang, hay 24.800 lugares religiosos, mezquitas, iglesias, templos y abadías taoístas (una mezquita por cada 530 musulmanes, con 29.300 empleados). Los programas de estudios islámicos están abiertos a todos y todos tienen acceso al Corán y a la colección de Sahih al-Buhari. Es cierto, sin embargo, que estos derechos pueden disfrutarse en condiciones específicas, según Beijing, es decir, sin poner en peligro la estabilidad, la solidaridad entre los grupos étnicos y los intereses de la mayoría (los Han), la seguridad nacional y el orden público. Cabe agregar también que en los últimos años los ataques terroristas de los uigures han causado 192 víctimas y más de 1000 heridos. En definitiva, sobre la situación sería necesario contar con información de una tercera fuente. En cualquier caso, hablar de genocidio está totalmente fuera de lugar, dado que de 1978 a 2018 la población uigur pasó de 5,5 a 11,9 millones.

Otro tema muy debatido es Hong Kong …
No olvide que Hong Kong es territorio chino. Las manifestaciones de los últimos años han generado aprensión porque, según Pekín, han sido manipuladas por los estadounidenses, acusación que no es improbable de hecho, a la luz de la estrategia anti-china del imperio estadounidense de la que hemos hablado. Dicho esto, está claro que el Partido Comunista de China, un partido marxista-leninista, no podría tolerar la elección de un Jefe del Ejecutivo y un Consejo Legislativo de carácter político anti-chino (o si se quiere anticomunista) en Hong Kong. Kong. . Y es por ello que la Asamblea Popular Nacional ha aprobado cambios a la constitución de Hong Kong que hacen casi imposible que esta hipótesis se haga realidad. Sin embargo, cabe señalar que antes del regreso de Hong Kong a China, ciertamente no se permitían manifestaciones políticas de ningún tipo; el Gobernador era designado por Londres sin consultar a nadie, y menos a la población local, y el Consejo Legislativo era un mero órgano consultivo, ya que las decisiones siempre y únicamente las tomaba el Gobernador. Cabe señalar también que en los dos años de manifestaciones contra el gobierno no hubo ni una sola víctima en Hong Kong (bastaría con comparar la carnicería de la policía estadounidense contra los negros o incluso con la violencia de la policía francesa contra los amarillos). chalecos).

¿Cuáles serán los efectos del crecimiento chino en el orden global?
China es un actor multipolar y, por tanto, su entrada en el escenario político internacional es muy beneficiosa. Esta afirmación irrita fuertemente la postura imperial de Estados Unidos. Al respecto, conviene tener en cuenta la diferencia entre los sistemas económicos de las dos potencias, el estadounidense dominado por el corporativismo privado (que provoca conflictos de todo tipo y empobrece a pueblos y naciones) y el chino centrado en la clase de Estado ( Partido, burocracia y empresas públicas), que ha logrado generar una riqueza extraordinaria para 1.400 millones de personas, derrotando la pobreza y representando un modelo para los países que quieren salir del subdesarrollo. Esta es otra fuente de irritación para Estados Unidos.

Entonces, ¿la confrontación chino-estadounidense también tiene un valor cultural simbólico?
El desafío entre Estados Unidos y China se juega en tres esferas: geopolítica, economía e ideología. Los dos países son rivales, competidores o enemigos, según el contexto. Sin embargo, es Estados Unidos el que quiere imponer su gramática cultural al mundo y, por tanto, también a China.

Por el momento, la República Popular sólo aspira a ocupar el lugar que considere adecuado a su dimensión política y económica. Por lo tanto, los mayores riesgos para la paz en el planeta no provienen de un régimen fascista o comunista, sino de la llamada democracia estadounidense (de hecho, una oligarquía financiera militarizada), que es también nuestro principal aliado-amo. Los peligros que se avecinan (guerra nuclear, destrucción del medio ambiente natural y concentración anormal de riqueza en el 1% del mundo) se ven agravados por el aumento del uso de la violencia por parte de Estados Unidos, cada vez más indignado por un multilateralismo que amenaza enormes privilegios que han disfrutado hasta ahora.