1618933735 En Georgia el gobierno y los lideres de la oposicion

En Georgia, el gobierno y los líderes de la oposición firmaron un acuerdo negociado por la UE para superar la crisis política.

El lunes, líderes del gobierno y de la oposición en Georgia firmaron un acuerdo para superar la grave crisis política que comenzó en el país hace poco menos de dos años y que se ha intensificado en los últimos meses. El acuerdo, mediado por el presidente del Consejo Europeo Charles Michel, prevé, entre otras cosas, la liberación de prisión de dos importantes figuras de la oposición: Nika Melia, líder del Movimiento Nacional Unido, principal partido de la oposición georgiana; y Giorgi Rurua, dueño de una televisión del lado de la oposición.

Melia fue arrestado el 23 de febrero acusado de organizar actos de violencia masiva durante las protestas antigubernamentales de 2019. Unos días antes, también en febrero, el entonces primer ministro Giorgi Gakharia había anunciado su dimisión: Gakharia había dicho que había intentado llegar a un acuerdo con su partido, Georgian Dream, para evitar la detención de Melia, que según él podría haber desestabilizado el país, pero no pudo. En lugar de Gakharia, el parlamento había confiado en Irakli Garibashvili, ex primer ministro de 2013 a 2015.

El acuerdo firmado el lunes también prevé la adopción de una reforma electoral que hará que el sistema georgiano sea totalmente proporcional. La reforma era lo que ya pedían los manifestantes durante las protestas de 2019: tras las protestas, el gobierno había encontrado una solución que no había satisfecho a la oposición.

Uno de los aspectos más controvertidos del acuerdo es que el parlamento será reelegido si Georgian Dream no obtiene al menos el 43 por ciento de los votos en las elecciones locales que se celebrarán este año. En cambio, algunos grupos de oposición pedían ir a las elecciones de inmediato, dada la renuncia de Gakharia en febrero. El acuerdo aún permitirá que el parlamento vuelva a funcionar normalmente, después de meses en los que muchos diputados de la oposición habían desertado de las actividades parlamentarias en protesta por los resultados de las elecciones de octubre.

En cualquier caso, la situación aún no está del todo resuelta, porque el partido de Meliá se ha negado a apoyar el acuerdo: sin embargo, muchos parlamentarios lo han firmado individualmente y volverán a participar en las actividades parlamentarias.