1618907143 Eolico Togni Demasiada burocracia el objetivo de la UE para

Eolico, Togni: «Demasiada burocracia, el objetivo de la UE para 2030 está en riesgo»

Upstream, trámites de autorización que pueden durar más de cinco años, frente a los seis meses previstos por la legislación europea, tanto para construir una nueva central eólica como para reconstruir una antigua (renovar). Procedimientos descendentes, complejos y opacos para conectar plantas a la red eléctrica que corren el riesgo de crear cuellos de botella y frustrar inversiones millonarias. Todos los obstáculos y retrasos burocráticos que han llevado, en los últimos nueve años, al paso de 1.200 MW de aerogeneradores autorizados a solo 125 MW, con una disminución del 80% de la potencia instalada.

Transición ecológica

Energía limpia, la burocracia está frenando las energías renovables de Italia

Luca Fraioli



“Con los tazones parados, hoy tenemos 10 GW de viento instalados en Italia. El objetivo de Pniec es alcanzar los 20 GW para 2030, pero la proporción podría ser mayor a la luz de los nuevos dictados europeos. El problema es que si el gobierno no logra que los trámites de autorización y los trámites de conexión a la red de los parques eólicos sean más rápidos y transparentes, nos será difícil conseguir los objetivos ”, advierte. Simone Togni, presidente de Anev, asociación que agrupa a 90 empresas activas en el sector eólico y más de 5000 operadores-productores en la cadena de suministro.

El punto

La Europa de las energías renovables está creciendo: Escandinavia lidera, Italia bien

por Giacomo Talignani



Sin embargo, con el nacimiento del Ministerio de Transición Ecológica y el nuevo instrumento dentro de la Presidencia del Consejo, la Cite, el Comité Interministerial, el escenario podría cambiar. Al menos ese es el deseo de Togni: «Es una herramienta que venimos pidiendo desde hace tiempo, la única capaz de resolver las contradicciones que han visto al gobierno señalar objetivos sectoriales claros en los últimos años y el país es incapaz de alcanzarlos». por opiniones encontradas emitidas durante la fase de autorización por los ministerios llamados a expresarse en el contexto de la Evaluación de Impacto Ambiental (Vía) ”.

Renovables

Viento del norte. Los cinco magníficos que guían la transición energética

por Andrea Tarquini



De ahí el llamado de Anev al gobierno para que finalmente ponga una mano en los «métodos de compromiso» con procedimientos claros capaces de minimizar la discrecionalidad de quienes tienen voz en el proceso de autorización, garantizando así tiempos y resultados más consistentes. con la normativa vigente. La madre de todos los problemas, según Togni, tiene que ver con «el papel del Ministerio de Patrimonio Cultural, porque los superintendentes operan de forma poco transparente cuando tienen que intervenir en los procesos de autorización». ¿Qué quieres decir? “La directiva europea nos dice que las superintendencias deben expresarse con un dictamen vinculante cuando existan limitaciones predeterminadas. En Italia, siempre se expresan ”, responde el presidente.

El informe

Eólica en el Sur, hidroeléctrica en el Norte. Renovables en Italia: Foggia y Bolzano a la cabeza

de Marco Angelillo



Además del daño de los retrasos, el insulto del nodo de las conexiones a la red. En este caso, la legislación europea dice que las fuentes renovables no deben ser penalizadas por su tecnología específica, por lo que en teoría la red debe llevarse hasta donde esté disponible la fuente renovable para conectar las plantas a la red de transmisión nacional (Rtn). . “En Italia, sin embargo – subraya el presidente – nos encontramos no solo teniendo que autorizar, sino también pagar y construir con el dinero de los operadores tanto la parte de la red dentro del parque eólico como la fotovoltaica, que conecta la planta a la punto de interconexión, principalmente penalizando a las plantas medianas y pequeñas por la distancia necesaria para llegar a la red, pero también a la subestación ”.

Renovables

Una pala en medio del mar. En Sicilia, el parque eólico flotante más grande del mundo

por Luca Pagni



No es la única paradoja: “El aspecto más crítico – señala Togni – es que hoy estamos obligados a autorizar en nombre de Terna, que no puede hacerlo solo, toda la parte del trabajo de la Rtn que no concierne al planta renovable y sobre la que el operador de red también recibe su retorno económico del 7% (Rab). Si Terna también retrasa la construcción de ese tramo de red, autorizado por el operador y vendido gratuitamente, no permitirá que la planta empezar a operar «.

El punto de no retorno, objeta el presidente de Anev, es que si no se resuelve este problema, el «próximo cuello de botella podría ser la propia Terna», dado que ya no podrá realizar las obras previstas por el PNRR (Nacional Plan de Recuperación y Resiliencia) y el Pniec (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima) según sea necesario para la transición ecológica del país. “Básicamente, Terna debe poder autorizar la parte de la red que es su responsabilidad, llevar la red a donde están las plantas y no pedir a los productores que las lleven a la red y sobre todo no dejar esta carga a particulares. Eso es lo que pasa en Europa ”, dice Togni.

Finalmente, el punto doloroso del renovar. El contexto de la intervención cambia pero el proceso de autorización a seguir y los tiempos de espera son los mismos que para una nueva planta. “Reemplazar 20 turbinas de 500 KW, por lo tanto de 10 MW de potencia, de una central de 15 años con dos turbinas de 5 MW, la más moderna en circulación en la actualidad, lleva en promedio más de 5 años – explica Togni -. El problema es que, al final del proceso, ese tipo de turbinas ya estarán fechadas porque en cinco años llegarán al mercado las de 7 MW. Es un perro que se muerde la cola y esto se aplica no solo a las plantas en funcionamiento sino también a las autorizaciones ya obtenidas que en Italia ascienden a 2.000 MW. Autorizaciones que no están autorizadas por existir esta discrepancia tecnológica ”.

¿Cuál es la solución? «Basta seguir el ejemplo de Alemania donde se asume la zona sujeta a intervención para la Vía y no el único aerogenerador (el mecanismo que» recoge «físicamente la energía del viento, ed). Si tengo un aerogenerador de 80 metros en Italia y quiero sustituirlo por uno de 82 metros, tengo que rehacer la Vía desde cero, cuando bastaría con aplicar el criterio objetivo, es decir, demostrar que el La intervención planificada reduce el impacto en el paisaje al excluir la Vía y evitar 5 años de espera ”, concluye Togni.