ESCENARIO EUROPA / El obstáculo de Francia y Alemania dificulta que la UE dé la vuelta

Además de recordar la necesidad de revisar las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que permanecerá suspendido al menos hasta finales de 2022, Mario Draghi, durante el turno de preguntas en la Cámara de este miércoles, explicó que «Italia tiene la intención de participar activamente en el debate europeo ”, también“ para completar la arquitectura institucional europea ”.

Sobre el tema, como se sabe, acaba de abrir, con un año de retraso, la Conferencia sobre el futuro de Europa. ¿Podría conducir a resultados apreciables? «Si por resultados apreciables – responde Massimo D’Antoni, profesor de Finanzas de la Universidad de Siena – significa declaraciones compartibles y «elevadas» sobre los valores y objetivos comunes de Europa, no tengo ninguna duda de que habrá una gran cantidad de ellos. Si, por el contrario, pretende ser eficaz en la transformación de la UE superando los límites actuales, tengo muchas dudas. Pero ni siquiera estoy convencido de que la transformación de la UE sea un objetivo realmente perseguido, al menos fuera del círculo restringido de las instituciones de Bruselas ”.

¿Por qué?

Hemos pasado por dos crisis profundas en doce años, la Gran Recesión de 2008 y ahora la crisis de Covid. Aunque indudablemente ha habido cambios y se han implementado varias iniciativas, me parece que se procede según la lógica de hacer lo mínimo cuando es realmente inevitable. Sin embargo, nos estamos moviendo dentro del esquema dado, que es básicamente un esquema de competencia entre países miembros en un contexto de desconfianza mutua. Además, ninguno de los países que importan está dispuesto a renunciar a su soberanía. Al menos esto es muy claro en el caso de Francia y Alemania. Italia es una excepción, porque una parte de su clase dominante sigue pensando en la UE principalmente como una función de dificultades políticas internas; se compensa la propia debilidad política con “Europa nos pide” o se piensa que la UE puede solucionar nuestras debilidades nacionales.

Se discute la superación de las decisiones unánimes, que hasta ahora han garantizado cierto poder de veto a los llamados países frugal. Por tanto, ¿sería mejor para Italia pasar a la votación por mayoría?

La diferencia entre mayoría y unanimidad es que en el primer caso ya no existiría un derecho de veto formal, por lo que un país de la Unión podría quedar en minoría y podría verse obligado a aceptar decisiones que también podrían lesionar sus propios intereses. Más allá del hecho de que en muchos casos las relaciones de poder cuentan más que la forma de los mecanismos de toma de decisiones, tal solución a nivel formal debería aplicarse por igual a todos los países miembros, grandes y pequeños, pero me parece difícil que, por ejemplo, Alemania puede aceptar tal solución. Los hechos relacionados con las decisiones del Tribunal de Karlsruhe muestran que en Alemania se toman muy en serio el hecho de que el Parlamento alemán es soberano sobre cualquier decisión que implique la asunción de obligaciones o cargas para sus ciudadanos.

Otro tema sobre la mesa es el de la creación del Ministro de Finanzas único europeo. ¿Qué piensas?

Bueno, hemos estado hablando de eso durante años, pero en las propuestas que leí, el ministro de finanzas único era una especie de supercomisionado con poder de veto sobre las decisiones presupuestarias de los países miembros que no respetaban las restricciones fiscales. No lo consideraría un paso adelante.

En Alemania, la votación tendrá lugar durante el período de trabajo de esta Conferencia, Francia tendrá la presidencia rotatoria de la UE en la fase final de los trabajos. ¿Cuánto afectarán estas circunstancias al resultado final?

Me sorprendería que los temas europeos tuvieran mucho peso en las elecciones políticas nacionales de estos países. Pero esta concomitancia de tiempos me parece que refuerza mi predicción de que veremos grandes declaraciones de principios y objetivos deseables (clima, inclusión, etc.), pero poca sustancia en términos de grandes cambios institucionales.

Desde que está en el Palazzo Chigi Draghi ha hablado sobre temas europeos (vacunas y Sure) y se ha señalado como un «líder» europeo. ¿Podría esto ayudar a tener en cuenta las necesidades italianas en la futura estructura de la UE que queremos diseñar?

Draghi conoce bien el automóvil europeo y es conocido por sus socios y estimado como una persona capaz. Y si esto puede cambiar la situación … mantengo mi convicción de que en los procesos grandes, los individuos no hacen mucha diferencia.

Si dependiera de usted, ¿cuál cree que sería un resultado importante que debería lograr la Conferencia sobre el futuro de Europa?

Estoy de acuerdo con quienes ven el principal problema de la UE en su déficit de democracia, su distanciamiento de los ciudadanos de a pie. Por otro lado, no creo que un problema de este tipo pueda resolverse con ingeniería institucional, por ejemplo, aumentando el papel del Parlamento Europeo o eligiendo directamente al presidente (¡después de reducir el número de presidentes en la UE!).

¿Por qué?

Es un discurso largo y complejo, pero la democracia tal como la conocemos es el resultado de los procesos de construcción de los estados nacionales, con todos los corolarios del caso en términos de políticas de bienestar y homogeneización cultural. Un proceso largo y en ocasiones pagado caro. Es posible imaginar en abstracto reproduciendo ese mismo proceso a nivel continental, superando a los estados nacionales en nombre de una «nacionalidad» europea, pero francamente lo veo como un objetivo muy lejano, asumiendo que existe la voluntad de perseguirlo. .

Entonces, ¿sin auspicios?

Personalmente, en la situación en la que nos encontramos, me conformaría con unos objetivos limitados, que sin embargo van en una dirección concreta, más atentos a la dimensión social y menos a las necesidades de financiación o grandes intereses económicos. Dado que la última noticia es que ante la hipótesis de suspensión de patentes de vacunas planteada por el presidente Biden la UE solo ha podido interponerse en el camino, no tengo mucho optimismo. Pero quién sabe, se habla de consultas «desde abajo», quizás en estas cosas los ciudadanos europeos están por delante de sus gobernantes.

(Lorenzo Torrisi)

– – – –

Necesitamos su opinión para seguir brindándole información independiente y de calidad.

APOYANOS. DONA AHORA HACIENDO CLIC AQUÍ

© REPRODUCCIÓN RESERVADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *