La UE asigna 3.000 millones de euros para una «Bielorrusia democrática»

Publicado el 28 de mayo de 2021 a las 18:03 en
Bielorrusia Europa

La Comisión Europea (CE) ha elaborado un plan de 3000 millones de euros para proporcionar ayuda económica a Bielorrusia. Estos fondos estarán disponibles para el país solo en caso de una democratización del gobierno que, desde 1994, ha estado encabezado por el presidente Alexander Lukashenko. A través del nuevo plan, Bruselas ofrece proporcionar apoyo financiero a Minsk para iniciar una serie de reformas políticas y económicas. También se asignaron recursos económicos con la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco Mundial y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

Desde un punto de vista concreto, es posible dividir el plan europeo en tres puntos. En primer lugar, Bruselas tiene la intención de promover la recuperación económica movilizando hasta 1.500 millones de euros para proporcionar «ayuda macrofinanciera» al país. Con el objetivo de actuar en esta dirección, la UE ha propuesto organizar un foro de alto nivel para discutir las inversiones UE-Bielorrusia, en el que participarán importantes inversores europeos. Este último podrá decidir si financia más el crecimiento del país. En segundo lugar, el plan se centra en promover reformas estructurales. Según Europa, esto último debería conducir a cambios legislativos, la protección de la propiedad privada y la modernización del sistema bancario estatal. Igualmente importante es la promoción del estado de derecho, así como la implementación de una reforma centrada en la renovación de la administración pública y su personal. Finalmente, el tercer punto se centra en el desarrollo de una pluralidad de sectores. En concreto, Europa tiene la intención de ofrecer apoyo directo a 20.000 pequeñas y medianas empresas (PYME), para promover la calidad de los servicios de transporte público, así como las conexiones UE-Bielorrusia para fomentar el comercio bilateral.

Aunque el programa europeo aún no se ha publicado oficialmente, el viernes 28 de mayo, la agencia de noticias rusa RBC vio la versión resumida, cuya autenticidad fue confirmada por dos fuentes de la oposición bielorrusa en contacto con la agencia. Al mismo tiempo, el diario RFE también dio a conocer la noticia, confirmando la veracidad del plan. El nuevo plan de la UE también fue confirmado por las declaraciones hechas el 9 de mayo por algunos miembros del partido de la líder de la oposición bielorrusa Svetlana Tikhanovskaya. En este contexto, es igualmente importante mencionar el hecho de que el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, anunció que el disidente bielorruso Tikhanovskaya, así como un ex candidato en las elecciones presidenciales, participará en la próxima UE Foreign Consejo de Asuntos programado para junio. Una nueva confirmación del plan europeo llegó hace unos días, el 24 de mayo, cuando la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, mencionó el monto asignado para Bielorrusia, aclarando que, sin embargo, el monto estaría disponible. sólo cuando el país se embarcara en un «camino democrático».

La primera vez que la Comisión Europea elaboró ​​un plan de apoyo a Bielorrusia fue en octubre de 2020, después de que Bruselas definiera como «ilegítimas» las elecciones presidenciales del 10 de agosto del mismo año, lo que confirmó al expresidente del país, Alexander Lukashenko. , en el poder desde 1994. Borrell también acusó a la administración presidencial en Minsk de «fraude electoral». Los resultados de las elecciones movilizaron a decenas de miles de manifestantes, que fueron severamente reprimidos por las fuerzas del orden del país. Según datos oficiales de marzo de 2021, más de 400 personas fueron condenadas por los cargos de participación en las protestas, mientras que 30.000 fueron detenidas. Los medios también fueron atacados. En este sentido, Reporteros sin Fronteras ha designado a Bielorrusia como el lugar más peligroso de Europa para los periodistas.

La Unión Europea condenó enérgicamente el uso de la violencia contra los ciudadanos en protesta a través de una primera ronda de sanciones, impuesta el 1 de octubre de 2020. Posteriormente, el 6 de noviembre de 2020, se adoptó una segunda ronda de sanciones dirigida contra Lukashenko y otros. 14 altos funcionarios. Las contramedidas europeas se ampliaron luego, el 17 de diciembre de 2020, con la aprobación del tercer paquete de medidas restrictivas. En total, 88 personas y 7 entidades fueron designadas bajo el régimen de sanciones contra Minsk. El objetivo de las medidas impuestas por la UE es presionar a los líderes políticos bielorrusos para «prevenir más violencia y represión, liberar a todos los presos políticos» y otros «detenidos injustamente» e iniciar un diálogo nacional «genuino e inclusivo» con la sociedad en general. En respuesta a la línea política europea, Minsk decidió limitar las actividades de algunas asociaciones y organizaciones políticas proeuropeas en la República.

El 23 de mayo, el presidente de la Comisión Europea anunció que el bloqueo pretende completar el plan de apoyo a la democratización de Bielorrusia tras el secuestro del vuelo Ryanair Atenas-Vilnius en la capital bielorrusa con el pretexto de “alerta de bomba”. En realidad, no se encontraron explosivos a bordo del vuelo, pero estaban el activista bielorruso, Raman Protasevich, y su novia Sophia Sapega, estudiante de la Universidad Europea de Humanidades en Vilnius. Los dos, inmediatamente después del aterrizaje forzoso, fueron detenidos.

Lea Security International, el periódico italiano dedicado íntegramente a la política internacional

Anna Peverieri, intérprete de ruso e inglés

por Equipo editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *