lo que ha cambiado para la ciudad en 5 preguntas

lo que ha cambiado para la ciudad en 5 preguntas y respuestas – EURACTIV Italia

Gran Bretaña y la Unión Europea han acordado un Memorando de Entendimiento sobre los servicios financieros posteriores al Brexit que les permitirá cooperar en la regulación, pero hace muy poco por mejorar el acceso de la City de Londres al mercado único. Y por ahora Bruselas no tiene prisa por conceder la equivalencia.

Gran Bretaña abandonó la Unión Europea en enero y, aunque las dos partes llegaron a un acuerdo, el mundo financiero se mantuvo al margen de las discusiones y negociaciones. Esto significa que el sector de 130.000 millones de libras esterlinas (152.740 millones de euros) ha perdido el acceso directo al mercado financiero de la UE, que había sido su mayor cliente, valorado en alrededor de 30.000 millones de libras esterlinas (35.23.000 millones de euros) al año.

¿Qué pasó en enero?

Los servicios financieros no formaban parte del acuerdo comercial UE-Reino Unido que entró en vigor en enero. El acceso generalizado de las empresas financieras británicas a la UE ha terminado y muchas empresas de la City ya no han podido operar en la Unión. Bancos como JPMorgan Chase & Co. y Goldman Sachs Group Inc. se han visto obligados a mover miles de millones de dólares en activos y miles de empleados en todo el continente.

El cambio en el comercio ha favorecido a Amsterdam, que ha superado a Londres como el mayor centro comercial financiero de Europa. Según los datos de Cboe Europe en enero sobre Euronext Amsterdam, se negociaron una media de 9.200 millones de euros en acciones por día, un aumento de cuatro veces en comparación con diciembre. Los volúmenes de Londres, por otro lado, cayeron drásticamente a € 8,6 mil millones.

¿Qué prevé el nuevo acuerdo de cooperación?

El 26 de marzo Londres y Bruselas acordaron un memorando de entendimiento sobre servicios financieros que establece un foro de diálogo, similar al que la UE ya tiene con Estados Unidos durante años. Este foro proporcionará a los reguladores financieros del Reino Unido y la UE un espacio para discusiones informales y no vinculantes, pero no negociará el acceso al mercado de la UE.
El objetivo es evitar incompatibilidades innecesarias y superposiciones en la regulación, dejando a cada parte libre para desarrollar su sistema financiero como mejor le parezca.

Los funcionarios de la UE han dejado claro que el memorando es un paso necesario antes de que Bruselas pueda considerar tomar más «decisiones de equivalencia», a saber, el reconocimiento por parte de las instituciones europeas pertinentes de una afinidad de la regulación inglesa con esa UE para garantizar una protección adecuada de los ciudadanos europeos. Pero en esto Bruselas no tiene prisa.

¿Qué ha concedido la UE hasta ahora?
Hasta ahora, la Unión Europea ha otorgado equivalencia solo para dos activos financieros: la compensación de derivados en Gran Bretaña desde enero y solo durante 18 meses, y la liquidación de transacciones de valores irlandeses hasta junio.

«No hay prisa» en otorgar a la City de Londres acceso a la UE, dijo Mairead McGuinness, comisaria europea de Servicios Financieros en las últimas semanas. «No estamos recreando el acceso al mercado único para el Reino Unido, ya que eligieron irse», dijo McGuinness en un evento organizado por la Autoridad Europea de Valores y Mercados.

Por ahora, Bruselas no planea darle a Londres más de lo necesario, ya que apunta a fortalecer sus mercados de capitales para reducir la dependencia de la City. Además, antes de ampliar el acuerdo, quiere ver cuánto pretende Gran Bretaña apartarse de las normas de la UE.

¿Tendrán que abandonar la ciudad las empresas financieras de la UE?

Para ayudar a mantener a Londres como un centro financiero global, Gran Bretaña permite que las empresas de la UE permanezcan hasta tres años con la esperanza de que soliciten la autorización permanente del Reino Unido. Londres también permite unilateralmente a las empresas financieras de la UE ofrecer servicios selectos directamente a los clientes del Reino Unido.

¿Qué está haciendo la ciudad para mantener el liderazgo?

Gran Bretaña ha hecho saber que no aplicará algunas reglas de la UE, cambiará otras, como las reglas sobre capital asegurador, e introducirá su propia versión de la regulación europea pendiente para las empresas de inversión.

También está flexibilizando sus reglas de cotización para hacer que la ciudad sea más atractiva para las fintech, y debería publicar propuestas para hacer que el mercado de capitales sea más atractivo a nivel mundial. Ya ha comenzado por flexibilizar los límites al comercio de acciones «oscuras» o anónimas, una práctica que la legislación de la UE tiende a obstaculizar. A pesar de esto, el gobierno del Reino Unido asegura que no rebajará los estándares y cumplirá con todas las reglas acordadas a nivel mundial. Además, Londres todavía tiene una gran ventaja sobre sus rivales en Frankfurt, Milán y París cuando se trata de negociar acciones, divisas y derivados y albergar administradores patrimoniales.