Multinacionales, la UE se compromete a declarar los beneficios y los impuestos pagados en cada país: muchos paraísos fiscales permanecen fuera

Un punto de punto de retorno para los negociadores, un acuerdo a la baja para organizaciones no gubernamentales. El acuerdo político alcanzado por el diálogo a tres bandas – Comisión, Consejo y Parlamento Europeo – sobre la informe público país por país de los beneficios obtenidos y impuestos pagados de las multinacionales, tras la luz verde de los ministros de la UE el pasado mes de febrero, provoca discusión porque elude los temas más espinosos: alto umbral de rotación, los paraísos fiscales debatido, desagregación limitada de datos, posibilidad de omisión de información. En resumen, muchas proclamas y poca sustancia, como en el caso del acuerdo del G7 sobretarifa mínima global que se entrelaza con el tema de transparencia en las cuentas de grandes grupos.

El trato que deja fuera a Caimán y Bermudas – La propuesta de directiva sobre la que acordaron los representantes de la presidencia portuguesa del Consejo Europeo y el equipo negociador del Parlamento establece que las empresas multinacionales o autónomas con ingresos totales consolidados superiores a 750 millones de euros en cada uno de los dos últimos años consecutivos, siempre que excluiría al 90% de las multinacionales de la legislación – debe divulgar información sobre el impuesto sobre la renta en cada Estado miembro e en cada país no perteneciente a la UE incluido en la lista negra y gris de paraísos fiscales durante al menos dos años consecutivos de la Unión. Estas listas, continuamente revisadas (14 revisiones en los últimos 4 años) lo hacen ineficaz cualquier implementación de las obligaciones de presentación de informes, actualmente contienen 21 paises: entre estos las Islas Caimán, Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas no están incluidas y otros paraísos fiscales reconocidos por instituciones internacionales.

Los detalles – Para evitar cargas administrativas consideradas «desproporcionadas» por las autoridades europeas, y para limitar la información comunicada a lo estrictamente necesario para permitir un control público efectivo, la directiva prevé una lista completa y definitiva de información a comunicar, que debe ser enviado dentro de los doce meses siguientes a la fecha del balance. Entre estos no habrá operaciones intragrupo. La directiva también establece las condiciones bajo las cuales una empresa podrá obtener diferir de la divulgación de ciertos elementos hasta por cinco años, debido a las desventajas económicas que podrían resultar de la publicación. También establece quién recurrirá a responsabilidad eficaz para asegurar el cumplimiento de la obligación de divulgación. Los Estados miembros tendrán dieciocho meses transponer la directiva a la legislación nacional. Cuatro años después de la fecha de transposición, la Comisión presentará un informe sobre la aplicación de la directiva. El texto acordado provisionalmente se remitirá a los órganos pertinentes del Consejo y del Parlamento Europeo: si se aprueba, el Consejo adoptará su posición en primera lectura sobre la base del texto acordado. A continuación, el Parlamento Europeo debería aprobar la posición del Consejo y se considerará adoptada la directiva. Por regla general, los compromisos alcanzados en las negociaciones tripartitas se aprueban sin modificaciones sustanciales.

Oxfam: «Por debajo de las expectativas» – Las organizaciones sindicales y no gubernamentales europeas subrayan cómo más de las tres cuartas partes de los países no pertenecientes a la UE siguen sin tener obligaciones de la información pública sobre la fiscalidad de sociedades, no estando incluida en las listas de paraísos fiscales elaboradas a nivel de la UE. Segundo Oxfam Italia el acuerdo es un paso adelante pero aún no suficiente para poder hablar de verdadera transparencia fiscal para las megacorporaciones. «Desafortunadamente, está por debajo de las expectativas», comentó. Misha Maslennikov, asesor de políticas de Oxfam Italia sobre expedientes de justicia fiscal. “El desglose de datos no concierne a todos los países, sino que solo se aplica a los Estados miembros y países no pertenecientes a la UE, incluidos durante al menos dos años consecutivos en las débiles listas negras y grises de los paraísos fiscales de la UE. Para más de las tres cuartas partes de los países del mundo, los datos pueden presentarse en forma agregada., ofreciendo a las multinacionales amplias oportunidades para recurrir a prácticas evasivas y paraísos fiscales. En nombre de la protección de los secretos comerciales, el acuerdo también prevé la posibilidad de omitir de los informes, sin un escrutinio previo por parte de las autoridades tributarias, cierta información corporativa relacionada con una o más jurisdicciones tributarias. La La información omitida, en sí misma indeseable, podría permanecer así hasta por cinco años., un tiempo realmente excesivo para el perfil de sensibilidad de cualquier información comercial ”.

El negociador del S&D celebra Ibán García del Blanco, Eurodiputado del S&D y negociador del Parlamento, expresó en cambio su satisfacción por el acuerdo alcanzado después de cinco años de «resistencia de algunos gobiernos de la UE» y «el rechazo del Consejo a nuestra solicitud de informes país por país a nivel mundial y desagregado“:“ El acuerdo al que hemos llegado representa verdaderamente un punto de inflexión hacia una mayor y mejor transparencia de las empresas y contiene importantes avances. Pudimos insertar la obligación de declarar el número de empleados a tiempo completo y todos los suyos sucursales y subsidiarias. Esto hará que sea más difícil para las empresas. confundir las cartas y ocultar sus actividades reales en varios países. Hemos previsto uno claro cláusula de revisión continuar tras el compromiso de publicar información en forma desagregada y limitar el efecto de la cláusula de salvaguardia, que permite a las empresas evitar reportar para proteger sus intereses comerciales. Sin duda, conseguiremos que las normas sean aún más eficaces en el futuro. Para fortalecer el escrutinio y el juicio públicos, los datos deberán estar completamente disponibles y ser fácilmente accesibles. Hemos luchado y nos hemos asegurado de que los datos estén disponibles de forma gratuita, en un formato abierto y estandarizado«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *