que es y cuando empieza EURACTIV Italia

que es y cuando empieza – EURACTIV Italia

Después de dos años y medio de negociaciones y repetidos retrasos, el nuevo acuerdo de asociación entre la Unión Europea y los miembros de la Organización de Estados de África, el Caribe y el Pacífico (OACPS, antes conocido como Grupo de Estados ACP), posterior a Cotonú, que establece el marco de cooperación política, económica y sectorial para los próximos veinte años.
El negociador jefe de la UE, Jutta Urpilainen, lo calificó como un «punto de inflexión que hará que nuestra relación sea más política y apta para el futuro».

El nuevo acuerdo que se acaba de firmar sucederá al anterior acuerdo de Cotonou y establecerá una alianza para una acción más coordinada en el escenario mundial con respecto a algunos de los desafíos globales más urgentes. En comparación con el anterior, en este nuevo acuerdo los compromisos en varias áreas prioritarias son más consistentes: derechos humanos, democracia y gobernabilidad, paz y seguridad, desarrollo humano que incluye salud, educación e igualdad de género, así como sostenibilidad ambiental, cambio climático , desarrollo y crecimiento sostenibles, y migración y movilidad.
Juntos, los miembros de la UE y la OACPS representan más de 1.500 millones de personas y más de la mitad de los escaños en las Naciones Unidas.
El acuerdo es con tres regiones muy diferentes, por lo que proporciona una estructura que en jerga se denomina «3 + 1»: concretamente, esto significa que hay una base común que abarca a los 88 países involucrados, que establece los valores y prioridades. , pero además, hay tres protocolos regionales diferentes (uno para África, uno para el Caribe y otro para el Pacífico), que podríamos definir como “hechos a la medida” de las necesidades de cada región. Esto permitirá una estructura de gobernanza flexible, adaptada a las necesidades de cada región individual; una novedad absoluta en más de cuarenta años de colaboración.

Los objetivos básicos incluyen la urgencia de enfrentar los desafíos ambientales globales, la importancia del Acuerdo de París sobre el cambio climático, la necesidad de construir economías y sociedades estables y sostenibles, el compromiso de respetar los derechos laborales, teniendo en cuenta los principios establecidos en los convenios. de la Organización Internacional del Trabajo, el compromiso de promover el desarrollo humano y social, erradicar la pobreza y combatir la discriminación y la desigualdad, apoyar la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas.
El acuerdo debe servir para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, los de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y el acuerdo de París sobre cambio climático: no es casualidad que los objetivos específicos del acuerdo incluyan tanto el de «luchar contra el cambio climático, proteger el medio ambiente y asegurar la gestión sostenible de los recursos naturales «es» movilizar inversiones, apoyar el comercio y promover el desarrollo del sector privado, con el fin de lograr un crecimiento sostenible e inclusivo y crear empleos dignos «.

Sin embargo, también se habla de migración: el objetivo común del acuerdo es promover formas de migración seguras, ordenadas y regulares y, en cambio, «frenar la migración irregular, abordando sus causas profundas». Otro objetivo es incrementar la cooperación en el contexto de las organizaciones internacionales, tras la elección del exministro de Finanzas nigeriano Ngozi Okonjo-Iweala como nuevo secretario general de la Organización Mundial del Comercio, con el apoyo de la UE.
Los acuerdos comerciales entre la UE y los países ACP no cambian, que seguirán basándose en los acuerdos de asociación económica regional y en el acuerdo «Cualquier cosa menos armas», el sistema de concesión arancelaria de la UE a favor de todos los productos importados de países subdesarrollados. .

Como el anterior, el nuevo acuerdo de colaboración tendrá una duración de 20 años. El proceso de ratificación comenzará de inmediato, pero debe completarse antes de finales de noviembre, cuando expire el Acuerdo de Cotonú. Sin embargo, el cumplimiento de este plazo no puede darse por sentado: si solo se solicita la autorización formal a las instituciones de la UE (Comisión y Consejo), no habrá problemas; si, por otro lado, se decidiera proceder con la ratificación por los 27 países miembros, sería casi imposible tener luz verde para noviembre de 2021.