1617991982 Transporte de animales vivos Igualdad Animal y Enpa denuncian Espana

Transporte de animales vivos: Igualdad Animal y Enpa denuncian España a la Comisión de la UE

Las autoridades de los puertos de Cartagena y Tarragona no han garantizado el respeto de los derechos fundamentales de los animales durante el transporte a bordo de los barcos ”

[9 Aprile 2021]

Igualdad Animal y la Agencia Nacional de Protección Animal (ENPA) presentaron una denuncia contra España ante la Comisión Europea, informando «Los procedimientos incorrectos y omisiones implementados por las autoridades de los puertos de Tarragona y Cartagena, que deberían haber verificado el cumplimiento de las normas mínimas de la protección de los animales a bordo de los barcos Elbeik y Karim Allah ».

Las organizaciones de bienestar animal solicitan a la Comisión Europea «Un control de la correcta aplicación del Reglamento que protege el bienestar de los animales durante la fase de transporte por parte de las autoridades españolas y la posible apertura de un procedimiento de infracción si se constata una infracción de la legislación europea».

Al mismo tiempo, ENPA e Igualdad Animal también presentaron una petición ante el Parlamento Europeo, pidiendo a los eurodiputados que «tomen las medidas que consideren oportunas para garantizar el cumplimiento de la legislación europea en materia de protección de los animales durante su transporte, con especial referencia a su exportación por vía marítima». . de España, y de los demás Estados miembros afectados, a terceros Estados ‘. Y los animalistas recordaron que «Si la petición es considerada admisible por la Comisión responsable, cualquier ciudadano europeo podrá apoyarla a través del portal de peticiones online para el Parlamento Europeo «.

Igualdad Animal y Enpa explican que han llegado a esta decisión porque «Los últimos escándalos sobre el transporte de animales vivos han hecho imprescindible presentar una denuncia ante la Comisión Europea contra España, en concreto con el caso de los barcos Elbeik y Karim Allah». que partieron respectivamente de los puertos españoles de Tarragona y Cartagena. Cientos de miles de animales fueron obligados a abordar estos barcos, concretamente 895 bovinos en Karim Allah y 1789 terneros en Elbeik. Los animales iban a ser vendidos en Trípoli, pero una vez se les negó el desembarque debido a una sospecha de enfermedad animal, los barcos se dejaron a la deriva y así permanecieron durante más de 2 y 3 meses. En estas larguísimas semanas los animales han viajado encerrados dentro de vallas en precarias condiciones sanitarias, rebotando de un país a otro, sin cualquier posibilidad de ser descargado en un puerto o incluso de poder descansar o refrescarse. Estas deficiencias implican graves lesiones físicas y psicológicas a un animales y deben ser sancionados ».

Las dos organizaciones acusan a las autoridades españolas, que supuestamente tenían la tarea de hacer cumplir el Reglamento CE n. 1/2005 que regula la protección de los animales vivos durante su transporte, de «No haber realizado ninguna acción para poner fin de forma inmediata al sufrimiento extremo de los animales a bordo, tal y como establece expresamente el Reglamento» y recordar que «Ya el El 18 de febrero, de hecho, cuando el barco Karim Allah estaba en el puerto del puerto de Cagliari, Igualdad Animal, ENPA y Animal Welfare Foundation enviaron una solicitud al Ministerio de Sanidad italiano para solicitar una inspección inmediata del barco y del ganado. Presente en borde. A raíz de la solicitud, el Ministerio había programado una inspección oficial, pero el barco abandonó las aguas territoriales italianas antes de que esto pudiera hacerse. El Ministerio de Sanidad italiano, no pudiendo intervenir más, lo ha comunicado a las autoridades españolas competentes ya la Comisión de la UE ».

Además de este informe, Igualdad Animal y ENPA han enviado dos solicitudes al Ministerio de Agricultura español para solicitar una acción urgente para salvaguardar la salud de los animales aún vivos que se encontraban en Karim Allah, pero acusan al ministerio español de tener «Limitado para responder». que estaban muy preocupados por la situación en la que pudieran encontrarse los animales, pero que no podían intervenir porque los gestores del buque no habían ordenado el amarre en los puertos españoles. No obstante, el Reglamento CE 1/2005 establece expresamente que, considerando que Karim Allah había violado numerosas disposiciones del Reglamento, las autoridades españolas ciertamente podrían haber obligado a los responsables del barco a atracar y descargar los animales. Pero esta acción por parte de España solo se tomó el 26 de febrero, cuando Karim Allah se vio obligado a atracar en el puerto de Cartagena, después de semanas de viaje a la deriva en el Mediterráneo. El mismo retraso escandaloso se encontró en el caso del barco Elbeik, que fue atracado – nuevamente en Ca rtagena – el 19 de marzo, 3 meses después de su salida ».

Y la historia de lo que se encontró a bordo de los dos barcos es impresionante: «No hace falta decir que cuando los inspectores españoles abordaron los dos barcos para inspeccionar el

La situación que se les presentó fue nada menos que dramática. El ganado estaba herido, hambriento, en un estado de evidente sufrimiento y deshidratación; algunos estaban en un estupor, incapaces de abrir los ojos o responder a los estímulos. Igualmente impactantes fueron las condiciones de los barcos: los recintos estaban superpoblados, en condiciones de saneamiento severamente insuficientes, tanto que los animales ni siquiera podían acostarse; las cercas fueron construidas con cañerías de hierro con áreas oxidadas y rotas; los abrevaderos estaban cerrados; ausencia total de forraje y paja y numerosos roedores presentes en las cubiertas. Como resultado, en ambos casos, todos los animales supervivientes murieron, mientras que otros, tanto en Karim Allah como en Elbeik, murieron a bordo. Algunos animales también han sido destrozados y arrojados al mar, según algunas fuentes. Es evidente que esta situación podría haberse evitado si las autoridades competentes del Estado de

Partida, España de hecho, había aplicado correctamente el Reglamento CE 1/2005, salvando así la vida y el sacrificio de estos pobres seres sensibles ».

Igualdad Animal y ENPA subrayan las continuas violaciones de la normativa de la UE para los animales por parte de España: «Ya en 2020 Igualdad Animal, junto con otras organizaciones, había documentado varias cargas de corderos y ganado en barcos que partían de los puertos españoles de Tarragona y Cartagena con destino a Arabia Saudí Arabia, mostrando cómo los operarios utilizaron comportamientos muy violentos con los animales, empujándolos, tirándolos en rampas o agarrándolos brutalmente por las patas y el pelo; todo ello en total ausencia de los controles veterinarios previstos en el Reglamento. Además, somos conscientes del hecho de que estas infracciones del Reglamento se encuentran no solo en España sino también en el puerto de Midia en Rumanía y, aunque en menor medida, en Francia, Croacia y Eslovenia ».

En un comunicado conjunto, las dos organizaciones concluyen: «Esta crueldad debe acabar: cada año cientos de miles de animales salen de los puertos españoles hacia países no europeos, donde serán sacrificados sin siquiera respetar las normas mínimas europeas», declaran las organizaciones. Estos viajes en sí mismos son un infierno para los animales, forzados durante días o incluso semanas (si no meses) en condiciones terribles, descuidados y expuestos al maltrato y al clima. Muchos de los animales ni siquiera sobreviven al viaje y sus cuerpos son arrojados al mar. Existe una legislación europea creada para proteger a los animales durante su transporte, animales que según el Tratado de Lisboa son «seres sensibles» y no objetos, y para exigir que se respete esta ley, como ocurre con los Reglamentos y Directivas que regulan los aspectos económicos de la UE – es lo mínimo que se puede hacer. Además, las normas en sí mismas no parecen adecuadas para hacer cumplir los derechos de estos animales y, por lo tanto, deben revisarse drásticamente », concluyen las organizaciones. Por tanto, continuaremos nuestra acción de denuncia hacia España y seguiremos trabajando para acabar con estos crueles transportes en Europa ”.